Cojeras en el ganado vacuno

La cojera en el ganado vacuno es un problema de salud común y doloroso que afecta al bienestar y a la productividad del animal. Una cojera considerable disminuye la cantidad de materia seca diaria ingerida por los animales, lo que se traduce, en última instancia, en una reducción de la producción de leche. Este efecto resultó todavía más notable en las novillas que en las vacas multíparas.1

Pero, además de la pérdida de leche, la disminución de la eficacia reproductiva, los costes de tratamiento y de mano de obra están afectando a los resultados económicos de toda la explotación. Asimismo, la cojera tiende a alterar el comportamiento de estar tumbada, aumentando el riesgo de enfermedades posteriores, y se considera una de las principales razones por las que las vacas abandonan el rebaño de forma preventiva.1

Planteamiento integrado

Dechra ofrece un planteamiento integrado mediante el cual una buena cría, la detección temprana y la terapia correcta mantienen en movimiento a los rebaños.

Lameness in Cattle - Dechra's integrated approach

La transición hacia explotaciones más grandes y establos libres de zonas de confort también ha provocado la propagación de enfermedades infecciosas como la dermatitis digital. Garantizar unas buenas condiciones de cría, como camas confortables, sistemas de suelo y eliminación del estiércol, son acciones preventivas de primera línea.

 

El arreglo regular de los cascos por parte de un profesional ayuda a detectar a tiempo cualquier problema. La bioseguridad interna y externa es la clave del éxito: Presta atención a la integración de animales infectados en el rebaño. Unas instalaciones adecuadas para la limpieza de botas y herramientas no solo mantendrán a salvo a los animales, sino también contentos a los trabajadores.

El tratamiento correcto de las cojeras infecciosas debe incluir un arreglo adecuado y regular de los cascos. Averigua cuáles son los intervalos de arreglo de los cascos que mejor se adaptan a las necesidades de cada explotación. Después de una limpieza y corte adecuados de los casos de cojera infecciosa, hay que tratar las patas afectadas con un aerosol antibiótico. Se puede colocar un vendaje para mantener la pata del animal limpia y protegida.

La cojera no es una enfermedad aislada, sino un cuadro clínico de dolor relacionado con el aparato locomotor. En la mayoría de los casos, las lesiones en los cascos son la causa principal de la cojera en las vacas. En función de su etiología, las lesiones de los cascos se dividen en infecciosas y no infecciosas. La lesión infecciosa más frecuente de los cascos es la dermatitis digital. Mientras que las úlceras de la suela, las hemorragias y la enfermedad de la línea blanca son las lesiones no infecciosas más comunes de los cascos en el ganado lechero.

La prevalencia de las cojeras, pese a la mayor concienciación sobre su impacto económico, sigue siendo extremadamente alta.1,2 Los factores que podrían estar influyendo en la cojera se pueden clasificar en 3 grupos: factores del entorno, manejo del rebaño, factores relacionados con cada vaca.

El tratamiento correcto de una vaca con cojera debe incluir en primer lugar un arreglo curativo del casco. En el potro de arreglo de cascos se puede inspeccionar minuciosamente la extremidad afectada, lo que permite un diagnóstico preciso. Se pueden administrar antiinflamatorios y anestésicos locales para aliviar el dolor inmediato y después del arreglo.3,4 Las enfermedades infecciosas de las pezuñas se pueden tratar a nivel local y/o sistémico, teniendo en cuenta el uso responsable de antibióticos y el pronóstico de cada caso. Después del tratamiento local de la pezuña, se debería colocar un vendaje durante un par de días para mantener la pata del animal a salvo y protegida.

Cuando la vaca está en el potro de arreglo de cascos, se recomienda el arreglo preventivo de los otros miembros para asegurarse de que no hay lesiones ocultas o emergentes en las otras patas. Independientemente de la causa, los animales con cojeras deben ser separados del rebaño y se les debe proporcionar una cama cómoda. La cojera puede ser controlada mediante el arreglo regular de los cascos, asegurando unas medidas de bioseguridad adecuadas (enfermedades infecciosas), una ración equilibrada y proporcionando un confort adecuado a las vacas (suficiente espacio de estabulación, suelo y cama adecuados).

 

 

  1. M. Garvey, 2022: “Lameness in Dairy Cow Herds: Disease Aetiology, Prevention and Management”; Dairy; 3, pp: 199-210. doi: https://doi.org/10.3390/dairy3010016

  2. M. Hoedemaker et al., 2020: “Abschlussbericht Tiergesundheit, Hygiene und Biosicherheit in deutschen Milchkuhbetrieben – eine Prävalenzstudie (PraeRi)”; https://ibei.tiho-hannover.de/praeri/pages/1

  3. J. P. Wilson, N. J. Bell, 2022: “Use of NSAIDs in the management of lameness in dairy cattle”; Livestock; 27(6). doi: 10.12968/live.2022.27.6.254

  4. D. Nagel et al., 2016: “The use of meloxicam oral suspension to treat musculoskeletal lameness in cattle”; Veterinary Medicine: Research and Reports”; 7, pp:149-155. doi: http://dx.doi.org/10.2147/VMRR.S112200

 

keyboard_arrow_up